Marketing político, Sin categoría

73 no son más que 30 millones, existe el referéndum

Ciudadano, si te preocupa la actitud bravucona que adoptó el fujimorismo al enrostrarnos, eufórico, a sus 73 congresistas como símbolo de poder indiscutible, como si la representación popular se distorsionara a una representación personal, si eso te preocupa, tranquilo, no pasa nada.

Ciudadana, si te alarmó la declaración del reelegido congresista fujimorista Pedro Spadaro, al asegurar que, gracias a su mayoría parlamentaria, ahora el Congreso les pertenece, tranquila, si eso te alarmó, no pasa nada.

Si te desconcierta la ausencia del gesto democrático del fujimorismo, quien se niega a extender la mano al nuevo presidente de la República, con el único objetivo de satisfacer un capricho, un comportamiento casi juvenil de su lideresa, no te estreses.

Para tranquilidad de los ciudadanos la Constitución Política nos da la facultad de revocatoria y remoción de nuestras autoridades, así lo establece la Ley N° 26300, Ley de los Derechos de Participación y Control Ciudadano, que en su artículo 38 señala:

“El referéndum puede ser solicitado por un número de ciudadanos no menor al 10 por ciento del electorado nacional”. Es decir, dos millones de peruanos votantes decididos pueden convocar un referéndum, por ejemplo, para solicitar la renovación por tercios o medios del Congreso de la República.

Este derecho faculta a la ciudadana a romper el vidrio cuando sienta que la democracia esté en peligro por la ambición política de unos pocos. Un referéndum permitiría recomponer las fuerzas políticas en el parlamento para bienestar de nuestro país.

Ahora que ya estás más tranquilo, recuerda que 73 no son más que 30 millones, siempre y cuando no dejemos en manos de pocos la responsabilidad de gobernar un país, corresponde, sobre todo, a los jóvenes, ser vigilantes de la gestión de nuestras autoridades.

Más información sobre el referéndum (son solo 13 páginas): http://goo.gl/wcYYO

 

Arturo Córdova

Director

Agencia Asesores

Blog: https://arturocordovamoran.com/

@jorgearturocm

Estándar
Marketing político, Sin categoría

El rol del sector agrícola en este nuevo escenario político

Conocido el nuevo escenario político en el país (la victoria de ), es importante tomar conciencia que se abre una interesante oportunidad para el sector agrícola: la de sensibilizar a las nuevas autoridades políticas (ministeriales y congresales) sobre las necesidades, vulnerabilidades y oportunidades de las miles de familias que trabajan y dependen del agro.
En principio, para lograr esta sensibilización es importante reconocer que los problemas del agro no han sido prioridad para ninguno de los dos candidatos. Más allá de reuniones entusiastas de última hora y firma de buenas intenciones que más premiaban un interés personal que colectivo, no hay un norte claro de cómo consolidar y potenciar el sector, al menos en las propuestas electorales.
En ese sentido, le corresponde al sector agrícola ser un agente altamente proactivo y no solo reactivo, que además del espíritu sindical que es importante también potencie sus reflejos para concertar y negociar con las nuevas autoridades, porque de esta manera se optimizan tiempos y recursos, tan necesarios para el sector.
Este escenario advierte la necesidad de asumir un liderazgo en el sector, que ordene de alguna manera la casa, porque antes de exigir la solución de los problemas debemos identificarlos y priorizarlos y priorizar significa que los diversos actores del sector lleguen a consensos. Las autoridades políticas deben visibilizar con claridad quiénes son las instituciones que representan realmente al agro, quiénes son los tomadores de decisión, así tendremos una mejor oportunidad de lograr que este nuevo gobierno optimice su gestión para el bienestar de miles de familias que viven de sus tierras.
Si tenemos un sector con distintas representaciones, distintas agendas, distintas prioridades, las soluciones que siempre dará el Estado de turno serán paliativos, por ello, es indispensable consolidar una sola agenda agrícola con propuestas sustentadas para el corto y mediano plazo, en el entendido que en cinco años no se puede solucionar toda la problemática agraria pero sí hacer cambio importantes y dejar establecidas políticas de largo aliento.
Temas como la extensión de la ley N°27360, Ley de Promoción Agraria, o el inacabable debate sobre la Ley de Moratoria de los Transgénicos son asuntos que requieren de amplio consenso dentro del sector, inclusive para exigir la continuidad de programas de promoción de la innovación y fondos concursables como Agro Rural, Agroideas y el PNIA requieren de una voz gremial sólida.
Está demostrado que el sector tiene alta capacidad de diálogo y consenso que es oportuno asumir ahora, en este nuevo escenario político. Saber escuchar y ceder para construir la agenda agrícola 2016 – 2021 es el rol que le corresponde asumir al sector en este nuevo escenario.
Arturo Córdova
Director
Agencia Asesores
Estándar