Comunimarketing, Marketing político

Eternos invitados y grandes ausentes de PERUMIN

Como una erupción volcánica, cada dos años, Perumin irrumpe en la cotidianidad del pueblo de Arequipa. Durante una semana esta ciudad sureña no duerme, resiste al impacto socioeconómico que despliega uno de los acontecimientos mineros más importante de la región. Así sucedió en la última edición que recientemente culminó.

La convención minera Perumin no solo resuena en Arequipa, lo hace a nivel nacional. No hay duda que se ha consolidado en el encuentro empresarial de mayor expectativa y movilidad en nuestro país. Esta expectativa le brinda también la oportunidad y responsabilidad de involucrar a todos los principales actores que integran la minería del país, tarea que aún no puede cumplir.

Perumin 33 fue una fiesta que nadie se quiso perder.

El Estado, a través de cinco ministerios, estuvo presente, los principales líderes y empresarios mineros y los proveedores (grandes y pequeños, nacionales y extranjeros), también. Los de siempre.

Es una fiesta donde todos bailan el mismo ritmo, donde todos comparten los mismos objetivos y anhelos, todos se conocen y apuestan por la minería, ninguno de los invitados a la fiesta de Perumin retiene trabajadores, bloquea pistas ni paraliza grandes proyectos como Conga. “Esos” no están, son los grandes ausentes.

“Esos”, no solo son personas independientes o grupos de revoltosos, son instituciones, son líderes políticos, líderes sociales, visibles y reconocidos.

Entonces, es oportuno preguntarse ¿es Perumin el escenario para dialogar con quienes tienen serias diferencias sobre la ejecución de los proyectos mineros o debe ser siempre una reunión de buenos amigos?

 

Autoridades políticas regionales

Las autoridades municipales y regionales de las zonas de alto potencial minero han sido también ausencias significativas. Sí estuvieron presentes los gobiernos regionales de Ica y Arequipa, pero nadie puede negar o simular que Cillóniz y Osorio son amigos de la minería, con ellos no hay mayor problema.

Pero, por ejemplo, Cajamarca. A mi humilde parecer, creo que se pudo realizar un mayor esfuerzo por acercar a las autoridades de esta ciudad a conversar y tender puentes. Paradójicamente, en Perumin se instaló un stand de la Municipalidad de Cajamarca, un stand pequeño, descuidado y abandonado, como la relación que sostiene este sector con diversos líderes locales.

Muni Cajamarca.jpg

Oportunidades

Perumin, posicionado en una zona estratégica para la minería, el sur del país, debería mantener ese espíritu descentralista en el diálogo e involucrar a más actores sociales. Es claro que existen resistencias solventadas y auspiciadas para paralizar los proyectos mineros con quienes es casi imposible establecer un acuerdo, pero esas resistencias no nos deben desanimar ni hacer perder la brújula y mucho menos contraernos y ensimismarnos.

Perumin se debe visibilizar como un espacio de concertación para la minería no como un club social exclusivo para los empresarios. Para ello se debe trabajar desde los gestos, pensar en los pequeños detalles, en la imagen del evento. Por ejemplo, empezar por brindar a las municipalidades espacios más decentes dentro del evento.

¿Cuál es el norte?

Un ejercicio interesante sería preguntarse, sobre todo, los nuevos organizadores del próximo Perumin, lo siguiente:

¿Cuál es la imagen que actualmente proyecta Perumin? ¿Cuál es la imagen que debe proyectar el próximo Perumin? ¿Cuál es el público objetivo de Perumin?

Sobre las respuestas que se ensayen se puede diseñar un plan estratégico que fortalezca la comunicación con los ausentes estratégicos de nuestra minería.

 

Arturo Córdova

Director

Agencia Asesores

www.asesores.com.pe

http://www.linkedin.com/in/arturocordovamoran

https://arturocordovamoran.com/

Estándar
Marketing político

Populismo, el principal desastre

Esta campaña mezquina y evidentemente orquestada para ridiculizar o ningunear la labor del actual presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, tiene una imagen símbolo, una imagen que grafica además la miopía política de nuestro país, esa mirada distorsionada de la responsabilidad de un político.

Se trata de la foto del expresidente Alberto Fujimori, hoy preso, hundido en el lodo inspeccionando la tragedia de El Niño del 98, que en su momento no supo prevenir.

Imagen que, en esta semana de tragedia, sus hijos intentaron recrear, tal vez con el mimo objetivo: capitalizar el dolor y la tragedia humana en réditos políticos, porque si en algo se creen buenos los Fujimori está en hacer populismo, un vicio político que carcome y pudre a nuestro país.

keiko FEN

Pero, ¿existe alguna relación entre el populismo y la tragedia de los desastres? Sí, y está tatuada en el inconsciente del pueblo y los políticos lo saben.

Que miles de personas crean que el solo hecho de recorrer la zona de tragedia es ser un buen político o un presidente sensible y responsable con su pueblo es avalar la inoperancia y la desidia.

Esas miles de personas deben entender que un buen político es aquel que reduce los riesgos de un desastre con una gestión responsable, aquel que sabe invertir el presupuesto en prevención, el que planifica y ejecuta obras funcionales que resistan estos embates. Un buen político te reubica y no te regala títulos de propiedad en zonas de alto riesgo, porque simplemente no hace cálculos políticos. Es aquel que no lucra con el dinero que puede salvar la vida de tus hijos.

No hay acto más nauseabundo que jugar con la esperanza de los damnificados, prometer soluciones que ni siquiera corresponden a sus competencias es dinamitar la dignidad de las personas.

Por ello, debemos ser rigurosos con nuestras autoridades, exigir el cumplimiento de sus responsabilidades y rendición de cuentas de sus acciones. Debemos evolucionar como sociedad y rechazar todo acto de populismo, nuestro país no necesita ni pan ni circo, ni de personas que piensan que entregando víveres y tápers con plata es cumplir con el país.

El populismo obnubila a las autoridades y a la sociedad, distorsiona las inversiones e incentiva la corrupción, pero, sobre todo, nos adormece y nos somete a ser un país que años tras años tropezará en los mismos errores.

Para evitarlo, debemos dejar de ser una sociedad cómplice y más digna.

Arturo Córdova

Director

Agencia Asesores

www.asesores.com.pe

http://www.linkedin.com/in/arturocordovamoran

https://arturocordovamoran.com/

 

 

Estándar